Tuesday, July 19, 2011

Mouseland (narrada por Tommy Douglas 1944)

Esta historia fue contada primero por Clarence Gillis (1895 - 1960) y popularizada por Tommy Douglas (1904 - 1986). Tommy fue un socialista democrata y uno de los mas conocidos políticos canadienses. Permanece como una constante fuente de inspiración, relataba sus mensajes de tal manera que cualquier audiencia pudiera entender hasta el más complicado tema además de una manera muy entretenida.

El siguiente es un discurso de Tommy Douglas hecho en 1944, es tan acertado que sigue siendo vigente en muchos países, la traducción incluye adaptaciones para mayor semejanza con México, después de la traducción incluyo el discurso original y un par de enlaces para escuchar el audio original o para ver incluso una animación acompañada con el discurso.
Y para después de leer o escuchar el discurso les hago esta pregunta:

¿Hasta cuándo seguiremos eligiendo gobiernos hechos de gatos?

-------------------------------------------------------------------------------------------------

Mouseland.

Es la historia de un lugar llamado Mouseland. Mouseland era el lugar donde todos los pequeños ratones vivían y jugaban, nacían y morían. Y ellos vivían igual que tu y que yo.

Incluso tenían un congreso. Y cada seis años tenían una elección. Solían caminar a las urnas y emitir su voto. A algunos de ellos incluso les daban un aventón hasta las urnas. Un aventón que recibían después de seis años otra vez. Al igual que tu y que yo. Y cada vez el dia de las elecciones todos los pequeños ratones iban a las casillas electorales y elegían a un gobernante. Un gobierno formado por gatos grandes, gordos y negros.

Ahora bien, si tu crees que es extraño que los ratones deban elegir un gobierno hecho de gatos, tan solo mire la historia de México en los últimos 65 años y tal vez vea que ellos no eran mas estúpidos de lo que nosotros somos.

No estoy diciendo nada en contra de los gatos. Ellos eran buenos sujetos. Condujeron su gobierno con dignidad. Aprobaron buenas leyes –- Es decir, leyes que eran buenas para los gatos. Pero las leyes que eran buenas para los gatos no lo eran para los ratones. Una de las leyes decía, que los agujeros para ratones debían ser suficientemente grandes para que los gatos pudieran meter sus garras. Otra ley decía que los ratones solo podían viajar a cierta velocidad – para que los gatos pudieran conseguir su desayuno sin hacer mucho esfuerzo.

Todas las leyes eran buenas leyes. Para gatos. Pero, ah, estas eran difíciles para los ratones. Y la vida se ponía mas y mas difícil. Y cuando los ratones no lo pudieron soportar mas, decidieron que debían hacer algo al respecto. Así, ellos fueron en masa hacia las urnas. Votaron en contra de los gatos negros. Y eligieron gatos blancos.

Ahora, los gatos blancos habían puesto en marcha una magnifica campaña. Decían: “Todo lo que Mouseland necesita es mas visión”. Decían: “El problema con Mouseland son esos agujeros para raton en forma redonda que tenemos. Si nos eligen colocaremos agujeros cuadrados para los ratones.” Y lo hicieron. Y los agujeros cuadrados para los ratones eran el doble de grandes que los redondos, y ahora los gatos podían meter ambas garras. Y la vida se hizo mas difícil que nunca. Y cuando los ratones ya no lo pudieron soportar, votaron en contra de los gatos blancos y eligieron a los negros de vuelta. Luego cambiaron a los negros por los blancos. Luego por los negros. Incluso intentaron con gatos mitad blancos y mitad negros. A estos los llamaron coalición. Incluso tuvieron un gobierno de gatos con manchas en ellos, eran gatos que intentaban hacer ruidos de ratón pero comían como gatos.

Verán mis amigos, el problema no era el color de los gatos, El problema era que eran gatos. Y por que eran gatos, naturalmente veían por los gatos en vez de ver por los ratones.

Luego llego un pequeño ratón que tuvo una idea. Mis amigos, fíjense en el pequeño sujeto con una idea. Y el dijo a los otros ratones, “Vean compañeros, ¿por que seguimos eligiendo un gobierno hecho de gatos? ¿Por qué no elegimos un gobierno hecho de ratones?” “Ah”, dijeron, “El es un Bolchevique. ¡Enciérrenlo!

Así que lo pusieron en la cárcel.

Pero quiero recordarles algo: Pueden encerrar a un ratón o a un hombre pero no podrán encerrar una idea.

-----------------------------------------------------------------------------------------

Mouseland, as told by Tommy Douglas.

It's the story of a place called Mouseland. Mouseland was a place where all the little mice lived and played, were born and died. And they lived much the same as you and I do.

They even had a Parliament. And every four years they had an election. Used to walk to the polls and cast their ballots. Some of them even got a ride to the polls. And got a ride for the next four years afterwards too. Just like you and me. And every time on election day all the little mice used to go to the ballot box and they used to elect a government. A government made up of big, fat, black cats.

Now if you think it strange that mice should elect a government made up of cats, you just look at the history of Canada for last 90 years and maybe you'll see that they weren't any stupider than we are.

Now I'm not saying anything against the cats. They were nice fellows. They conducted their government with dignity. They passed good laws--that is, laws that were good for cats. But the laws that were good for cats weren't very good for mice. One of the laws said that mouseholes had to be big enough so a cat could get his paw in. Another law said that mice could only travel at certain speeds--so that a cat could get his breakfast without too much effort.

All the laws were good laws. For cats. But, oh, they were hard on the mice. And life was getting harder and harder. And when the mice couldn't put up with it any more, they decided something had to be done about it. So they went en masse to the polls. They voted the black cats out. They put in the white cats.
Now the white cats had put up a terrific campaign. They said: "All that Mouseland needs is more vision." They said:"The trouble with Mouseland is those round mouseholes we got. If you put us in we'll establish square mouseholes." And they did. And the square mouseholes were twice as big as the round mouseholes, and now the cat could get both his paws in. And life was tougher than ever. And when they couldn't take that anymore, they voted the white cats out and put the black ones in again. Then they went back to the white cats. Then to the black cats. They even tried half black cats and half white cats. And they called that coalition. They even got one government made up of cats with spots on them: they were cats that tried to make a noise like a mouse but ate like a cat.
You see, my friends, the trouble wasn't with the colour of the cat. The trouble was that they were cats. And because they were cats, they naturally looked after cats instead of mice.
Presently there came along one little mouse who had an idea. My friends, watch out for the little fellow with an idea. And he said to the other mice, "Look fellows, why do we keep on electing a government made up of cats? Why don't we elect a government made up of mice?" "Oh," they said, "he's a Bolshevik. Lock him up!"

So they put him in jail.

But I want to remind you: that you can lock up a mouse or a man but you can't lock up an idea.

-----------------------------------------------------------------------------------------

Audio:


Tommy douglas.

Monday, July 4, 2011

Valores políticos de los estudiantes de la BUAP.

En años recientes los estudiantes de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP) han dejado de lado casi por completo el apoyo que deberían presentar ante movimientos sociales en busca de demandas justas; tampoco han tomado posturas rigurosas en contra de medidas gubernamentales que han afectado directamente los intereses de los mismos estudiantes (descontinuación de descuentos en transporte público por ejemplo), estamos sin duda ante una generación de alumn@s con una percepción estatista acerca del sistema social y político.

En las últimas dos décadas los estudiantes de la BUAP prácticamente no han participado de manera masiva en mítines, marchas, plantones, toma de instalaciones privadas o públicas; ya sea para demandar necesidades estudiantiles o para apoyar a algún grupo o movimiento social (obreros, indígenas, campesinos, magisteriales), peor aún ni siquiera para apoyar estudiantes de otros niveles.

Todo esto se puede entender como estatismo de sentido negativo, pues el que vemos en este caso, “refleja un valor tradicional autoritario, considera que el estado debe tener el derecho de limitar los derechos básicos de los individuos y grupos sociales” 1.

La valoración del estado frente a la valoración del individuo se traduce en una política de sujeción, en vez de traducirse en una política de resistencia o enfrentamiento ante tal atropello de derechos.

Ya no se considera válida la toma de instalaciones universitarias, las marchas no son una forma de protesta aceptable, los plantones quedan fuera de toda discusión ya sea en edificios gubernamentales o en las mismas instalaciones universitarias, el miedo a perder clases a rezagarse en su educación los intimida, el ser marcados como instigadores y caer en el mote de porros les escandaliza; ¿qué otras vías ofrecen entonces los estudiantes?.



Es claro que estas actitudes no son presentadas por todos los estudiantes, los sectores que han presentado un mayor activismo, una mayor critica hacia estas reformas han sido segregados (Facultades de Psicología y Filosofía, Escuela de Artes) agreguemos el papel no tan imparcial de los medios de comunicación al pensamiento del resto de la población estudiantil.

Nos han vendido la idea de que la universidad necesita mejorar su imagen pública, han reducido la matricula paulatinamente con el objeto de alcanzar certificaciones, de esta manera los universitarios se han vuelto manipulables, están felices de haber entrado y temen ser expulsados a la suerte de los que quedaron fuera desde un principio; se han acabado con los grupos estudiantiles dejándolos sin el apoyo directo universitario algunos han sobrevivido vendiendo algún producto.

Terminamos rematando con un cambio en los planes de estudio; se dice que a los alumn@s con el plan minerva se les incita a un pensamiento crítico y búsqueda de información útil, se les exhorta a ser autodidactas, pero no se reduce la matricula por clase (30 ideal en este tipo de proceso educativo, 50 actualmente), se reduce la matricula por facultad apoyado con la idea de falta de docentes (contrario a abrir más secciones).

Se condiciona a los alumnos a seguir un plan de estudios más riguroso, más estricto en su selección de materias y tiempos, se redujeron los tiempos de clases, con la base de obtener un egresado con mejor preparación para un “campo laboral”, bajo esta lógica entonces no se piensa en un egresado critico, se piensa en un egresado útil para vida laboral se crea una mano de obra no un ser pensante.


¿Cuál es el límite que tendrán los estudiantes antes de tomar una participación más activa?



1. Durant Ponte, Victo. La cultura política de los estudiantes de la UNAM, Mexico, Secretaria de Asuntos Estudiantiles (SAE), IIS, UNAM, Porrúa, 1ra edición, 1988, p. 34